estructuras para cajacabeza

febrero 15, 2007

He realizado algunos esquemas de posibles estructuras que podría tener el laberinto cajacabeza. Voy a comentarlas a continuación.

estructura para cajacabeza - extendida

Este es un ejemplo de estructura extendida, que recorre el espacio. Esta formada por 66 cajas de cartón. Tiene 6 posibles entradas/salidas (aunque basta con agacharse en cualquier punto para entrar o salir, pero no hacerlo forma parte del compromiso de uno mismo con el juego).

Para conseguir el efecto de desorientacion y la sensación de ver el mundo a un palmo de la nariz hay que evitar pasillos largos. Con esta estructura se forman varios pasillos de 3 cajas (señalados con línea roja discontínua). También hay un pasillo formado por 5 cajas (señalado con línea roja contínua).

Lo interesante de una estructura extendida como esta es que puede “hibridarse” con el espacio y con los elementos (como otros trabajos que estén presentes en la exposición) que forman parte del mismo. Además este tipo de estructura “transporta” de alguna forma las personas por el espacio.

estructura para cajacabeza - compacta en anillos

Esta es una estructura compacta formada por 54 cajas. Las cajas-módulos están más agrupadas que en la anterior. Una estructura compacta es interesante por lo de dar vueltas sobre uno mismo, que suele llevar a la desorientación en cuanto a puntos de referencia.

Tiene una sola entrada y se forma un recorrido (señalado en línea gris) zigzagueante que va recorriendo el conjunto de afuera hacia adentro a través de 4 “anillos” concéntricos. Esta estructura en base a anillos es propia de los laberintos de la antiguedad en muchas culturas. En nuestro esquema la persona no ve más allá de dos cajas. Sólo en una zona interior se forma un pasillo de 4 cajas (señalado con la línea roja). El recorrido es contínuo (sólo hay un tramo sin salida además del punto central) por lo que podemos decir que “no hay pérdida” (pero puede haber desorientación igual).

estructura para cajacabeza - compacta dentada

Otra estructura compacta pero no basada en anillos concéntricos. Con sólo 33 cajas se consigue un efecto interesante potenciando los recorridos “dentados” o en “escalera”. El navegante se siente transportado por el espacio. Hay muchos tramos sin salida difíciles de preveer porque la persona no suele ver más allá de las cajas contiguas a dónde se halla. Sólo se forman dos pasillos (señalados con línea discontínua roja) de 3 cajas. Hay 3 puntos de entrada/salida.


laberinto cajacabeza

febrero 15, 2007

captura apam geocities

Retomando el trabajo de apam (del nas) y pensando en llevar este tipo de experiencia a un espacio de exposición tenía claro que esto no podía consistir en poner un ordenador con el sistema funcionando.

Buscaba ofrecer una experiencia de desorientación aprovechando el espacio físico y la presencialidad. Ver el mundo a un palmo de la nariz. La metáfora del sistema que topografía la web tenía la oportunidad de volverse literal.

boceto cajacabeza

Estas intenciones se han concretado en el laberinto cajacabeza. Una estructura de cajas de cartón con aberturas que las conectan entras sí formando un laberinto. Es una pieza pensada para la exposición “Panel de control” en el Monasterio de San Clemente de Sevilla pero que puede adaptarse fácilmente a casi cualquier ubicación.

Maqueta cajacabeza

El conjunto está suspendido a cierta altura del suelo de forma que el visitante pueda situar la cabeza dentro y recorrerlo. Con la cabeza dentro del laberinto la vista alcanza poco más allá de un palmo. Parcialmente aislada del entorno la persona va recorriendo su estructura y pierde la orientación.

Piérdete!! (si te apetece). Esta experiencia forma parte de un juego que el visitante acepta ya que en cualquier momento puede agacharse y salir, o cambiar de área. Estas condiciones dan por supuesto que la persona quiere desorientarse, que acepta el “juego” consigo misma para vivir la experiencia.

Dentro del laberinto pueden darse “encuentros” entre cabezas navegantes.

Ken y Barbie en Cajacabeza

Hay muchas posibilidades en cuanto a la estructura del laberinto. La idea es que no se generen largos pasillos sinó pequeños tramos (incluidos caminos sin salida), de forma que la vista no alcance muy lejos, al menos en horizontal. En vertical pueden apilarse cajas y hacer aberturas de forma que el laberinto tenga una dimensión a lo alto (que no se puede navegar).

Mi idea de partida era reproducir la estructura del laberinto de setos del Jardín de Troya en Los Alcázares Reales o del esquema que hay grabado en piedra en los mismos jardines (que, según creo, no coincide). Pero pienso que igual es mejor dejar más flexibilidad para adaptar el laberinto en cuanto a estructura y extensión al espacio concreto y al diálogo que se quiera establecer con otras piezas y elementos de la exposición. En eso estamos.

Fam�lia Ikea Cajacabezeando

Quiero agradecer a Ken, Barbie y a la Família Ikea, su colaboración en las fotos de la maqueta del laberinto.


un callejero para desorientarse

febrero 15, 2007

Crear colectivamente un callejero que fuera una suma de sujetividades, conocimientos parciales, diversidad de formas y capacidades de representación. Esta es una de las ideas que estuve barajando en el proceso para llegar a una propuesta para la exposición “Panel de control”.

Uno de los referentes aquí era la experiencia del taller de deriva que hicimos en Premià de Mar en 2002. Pero tenía que ser algo que formara parte de una exposición, un espacio-sistema que “hablara” a la gente por sí sólo. Que al entrar en él se entendiera en que consistía la propuesta.

Registro de Maria Badia y Núria Bas en el taller de deriva de la Ruta d'Art de Premià de Mar (2002)

En distinos momentos de estas semanas, entre los bocetos en libretas y el dar vueltas a la cuestión, llegué a definir dos maneras de formular esta idea. Una de ellas consistía en deconstruir un sistema de consulta de rutas llevando parte de lo digital a lo analógico (como un by-pass, para volver luego a lo digital) y la respuesta del sistema a la intervención de “agentes” humanos (los visitantes-participantes). Llamé a esta propuesta tender-antender.

La otra era un laberinto dinámico, lo llamo tol tul tol. Estaba formado por una estructura de puertas consecutivas que según cambiaban de posición cerraban un recorrido u otro. Las mismas puertas serían el espacio de trabajo dónde dibujar fragmentos de un mapa contruido por las aportaciones de los participantes.

Se pueden ver estas propuestas como el diseño de “sistemas” para la creación colectiva y los he incluido como tales en el wiki del proyecto GERMINADOR. Quedan pues ahí como ideas para posibles desarrollos futuros:

  • callejero tender-atender
  • laberinto tol tul tol.
  • Las dos eran propuestas algo complejas en cuanto a producción. La propuesta que finalmente vamos a llevar a cabo en el festival es una tercera: el laberinto “cajacabeza” que se centra en el objetivo de ofrecer una experiencia de desorientación.